Beneficios de la moringa en uñas, pelo y cabello

La nutrición tiene mucho más que ver con la belleza de lo que pensamos. Un cuerpo nutrido reúne las condiciones para lucir piel radiante, cabello espectacular y uñas fuertes. En este sentido, la elección de los alimentos y/o suplementos alimenticios es vital. De ello, la planta moringa oleifera tiene mucho que compartir al ser considerada un superalimento por su amplia cantidad de nutrientes y antioxidantes. En este artículo hablaremos sobre la función de la queratina, vitamina A, E y las del grupo B en el cuerpo, su relación con la belleza y la moringa oleifera.

Moringa y la producción de queratina

La queratina es una proteína fibrosa fundamental en el sano crecimiento del cabello y las uñas –al ser su principal componente estructural– así como para proteger la piel al formar parte de su capa más externa: la epidermis. La producción de la queratina depende de una serie de vitaminas, como la vitamina A, B5, B6 y B7; minerales, como el azufre, zinc y hierro; y  aminoácidos como la metionina y cisteína. Ante la falta de estos, el cuerpo produce menos queratina lo que ocasiona un cabello débil, uñas quebradizas y piel sensible que tarda en cicatrizar. Los nutrientes anteriores pueden ser encontrados en moringa oleifera. Así, ayuda a mantener la producción de queratina en niveles estables y, por ende, a fortalecer el cabello, las uñas y a mejorar la protección de la piel.

Moringa, vitamina A y sus beneficios

La vitamina A es popularmente vinculada a la salud de la vista ya que, por ejemplo, nutre la córnea de los ojos. Sin embargo, también es pieza clave en la formación y regeneración de las células. ¿Qué relación tiene esto en términos de belleza? La piel está compuesta por diversas capas de células, mismas que van subiendo hacia la epidermis, donde terminan por descamarse. Cuando el cuerpo cuenta con la cantidad adecuada de vitamina A, el proceso de regeneración celular –en este caso de la piel– sucede en tiempo y forma, por lo que esta se mantiene visiblemente más hidratada, es decir, con mejor elasticidad y menos propensa a las arrugas prematuras. Moringa oleifera ofrece, sorprendentemente, hasta 4 veces más vitamina A que las zanahorias.

Moringa y la vitamina E

La vitamina E es muy conocida en el mundo de la belleza por favorecer a la piel al aplicarse de forma tópica. Al consumirse, esta vitamina tiene primordialmente un efecto antioxidante, es decir: protege a las células de los daños originados por los radicales libres. La oxidación conlleva a un proceso de envejecimiento que, aunque puede considerarse natural al paso de los años, cuando el cuerpo se ve expuesto a una dieta deficiente, estrés y contaminación, sucumbe al envejecimiento de manera prematura. Tener fuentes seguras y vastas de vitamina E son imprescindibles para evitar este escenario. De acuerdo al libro “The miracle tree”, escrito por Monica G. Marcu, un adulto promedio requiere de 10 mg de vitamina E por día y una buena fuente de vitamina E aporta al menos el 10 % de la cantidad esperada por día (1 mg). De acuerdo a ella, 100 g de moringa oleifera en polvo pueden aportar 110 mg de vitamina E. En proporción, 10 g de moringa en polvo son suficientes para proveer la cantidad de vitamina E que un adulto promedio necesita.

Vitamina B, la maravilla

Las vitaminas del grupo B son de las más conocidas a nivel mundial. Sabemos que juegan un papel importante en el proceso de obtención de energía y en la formación de glóbulos rojos –células que llevan oxígeno a los diferentes tejidos del cuerpo– pero también tienen relevancia en lo concerniente a belleza.

Algunos de los diferentes miembros del grupo de las vitaminas B (B1 [tiamina], B2 [riboflavina], B3 [niacina], B5 [ácido pantoténico], B6, B7 [biotina], B12 y ácido fólico) actúan de modo diverso en favor del cuidado estético. Por ejemplo, las vitaminas B1, B2 y B5 ayudan a minimizar los signos del envejecimiento, tales como manchas. La vitamina B3 ayuda a la circulación sanguínea hacia las piernas, por lo que favorece a la reducción de várices, y también promueve la humectación y la reparación del tejido muscular. Incluso, la Academia Americana de Dermatología reconoce que las vitaminas B3 y B5 son útiles para combatir el fotoenvejecimiento (causado por el sol). La moringa oleifera es una excelente fuente natural del grupo de las vitaminas B.

¿Hay belleza tras la nutrición?

 

La respuesta es: sí. El uso de cremas, aceites y mascarillas, sin duda, es de gran valor estético al mejorar las condiciones de nuestro cuerpo. Aun así, no debemos olvidar que la belleza también se busca “desde adentro”; mediante el diseño de una dieta adecuada y el consumo de suplementos de calidad, como los productos orgánicos 100 % puros y naturales de Moringa Pura Vida, que nutrirán nuestro cuerpo para entregarle los elementos que conducirán a la belleza.

Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies